Buscar

21/05/2020 Jueves 6º de Pascua (Jn 16, 16-20)

Dentro de poco ya no me veréis, y dentro de otro poco me volveréis a ver.

Los discípulos están desconcertados. No es para menos. ¿Qué significa esta frase que parece un acertijo? Jesús sigue intentando tranquilizar a sus discípulos. Ya les había dicho poco antes: Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros sí me veréis (Jn 14, 19).

Dentro de otro poco me volveréis a ver. Jesús no está pensando solamente en las apariciones pascuales; piensa también en su presencia en el corazón del creyente: Vendremos a él y haremos morada en él (Jn 14, 23).

Para el mundo, Jesús ha desaparecido con su muerte. Para los discípulos, no; no solo porque unos pocos le verán resucitado, sino porque unos muchos le veremos de manera espiritual e interior con los ojos de la fe. Jesús promete una dicha superior a quien cree por fe, sin ayuda de los sentidos: Dichosos los que no han visto y han creído (Jn 20, 29).

Vuestra tristeza se convertirá en gozo.

Jesús habla poco de sus propios sufrimientos. Le preocupan más los de sus discípulos. Les promete que sus penas se convertirán en gozo. Pedro aprendió bien la lección del Maestro. Escribe en su primera carta: Rebosáis de alegría, aunque sea preciso que todavía, por algún tiempo, seáis afligidos con diversas pruebas (1 P 1, 6).

El Papa Francisco dice: Nunca se escuchó hablar de un santo triste o de una santa con rostro fúnebre. Sería un contrasentido. El cristiano es una persona que tiene el corazón lleno de paz porque sabe centrar su alegría en el Señor, incluso en momentos difíciles. Tener fe no significa no tener momentos difíciles, sino tener la fuerza de afrontarlos sabiendo que no estamos solos.

© 2019 Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Joaquín de Navarra

  • Facebook Black Round
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now